Acompaña tu rooibos con un pan de pistacho


¿No has oído hablar nunca del pan de pistacho? A ver, ¿te gusta el pan? ¿Y el pistacho? ¿Y tienes un poco de tiempo? Pues nada, desde Medievo Granada te traemos un accesorio imprescindible para cuando te tomes un rooibos. ¡Hace una mezcla increíble!

Receta de pan de pistacho

Para hacer pan de pistacho solo necesitas lo siguiente: 240 gramos de harina, 1 cucharada de levadura, 100 gramos de azúcar morena, una pizca de sal, dos huevos, 40 gramos de pistachos pelados, un poquito de leche de avena, almendra o similar.

Preparación: Coge una fuente y pon el azúcar, la harina, la levadura y la sal. Mezcla un poco para añadir la leche y remover para que se vaya haciendo una masa.

En otra fuente bate los dos huevos y échalos en la primera para mezclarlo bien. Esto es lo que requiere más tiempo para que la masa se vuelva pastosa y moldeable, pero al final lo conseguirás.

Mientras lo haces, puedes pedir a alguien que pele los pistachos y que los triture un poco para, después, añadirlos a la masa final.

Ahora, deja reposar la masa y pon a precalentar el horno. Ha de estar a 180º sin aire. Eso sí, prepara una bandeja del horno para la masa que la meterás enseguida.

Tras unos 10-20 minutos, ya puedes introducirla intentando verterla sobre la fuente pero que no se vaya a salir. Has de hornear 25 minutos a 180º.

Una vez haya pasado el tiempo, sácala y déjala enfriar en una rejilla unos 10 minutos. Es importante ya que, así, podrás cortar las rebanadas mejor. Corta y vuelve a ponerlas en la bandeja para hornear 10 minutos más a 180º.

Pasados esos 10 minutos, abre, dales la vuelta y, de nuevo, otros 10 minutos. ¡Y ya está! Necesitan tres horneados para que puedan estar bien crujientes y hechas, de lo contrario no te gustarán tanto.

Ya lo único que faltará es que te prepares un rooibos y degustes tu creación. ¿Te animas?