Rosa de Jericó

5,00

Rosa de Jericó

Sin existencias

Categoría: Etiqueta:

Descripción

La rosa de Jericó es conocida también como Anastática (del griego, anastasis, resurrección) o Hierochúntica (del griego, hiero, sagrado).

Se trata de una especie que tiene la habilidad de contraerse y quedar cerrada y seca cuando no hay agua a su alrededor, incluso durante años, volviendo a abrirse con la humedad o al contacto con el agua, y recuperando su esplendor y belleza.

Las rosas de Jericó son arrancadas por el viento y se pasan el tiempo siendo arrastradas a merced de éste por estepas y desiertos. Cruzan las fronteras de países de Asia y van diseminando sus semillas por todos lados pero, también es especial porque, ¿sabes que hay una leyenda de Jesús y la rosa de Jericó?

La leyenda de la rosa de Jericó

Cuenta la leyenda que, cuando Jesús se retiraba a orar en el desierto, la rosa de Jericó, que se veía arrastrada por los vientos, se detenía de pronto a sus pies y, cuando de madrugada, debido al rocío que había, ésta se abría un momento, ofrecía esas gotas de agua a Jesús para que calmara la sed de haber pasado horas allí.

Jesús las tomaba con delicadeza y las llevaba a los labios. Tan conmovido estaba del gesto de una planta que podía ser hermosa y volver a la vida con ese agua que le ofrecía a él, que Jesús la bendijo y hoy día es una planta que atrae milagrosamente el amor, la paz, la fuerza, la felicidad, la suerte en los negocios, la búsqueda en el trabajo y el bienestar económico.

Comprar una rosa de Jericó

Si quieres comprar una rosa de Jericó en Medievo Granada vas a poder hacerlo. Enhorabuena si decides hacerlo porque vas a contemplar el espectáculo más hermoso, ver cómo con el agua la rosa de Jericó se abre bendiciendo el hogar y a todos los que moran en él.

Para ello, sigue estas instrucciones:

  • Llena una vasija de agua a la mitad y mete la rosa de Jericó. Ésta empezará a abrirse poco a poco en varias horas. Debes dejarla tres días en el agua sin cambiarla.

  • Al cuarto día, saca la rosa y enjuaga la vasija (sin jabón, sólo con agua y tus manos). Vuelve a llenarla a la mitad y mete la rosa de nuevo otros cuatro días sin cambiarle el agua. En total, tendrás 7 días.

  • Al séptimo día, llena la vasija hasta cubrir por completo la rosa de Jericó y añade una llave de la casa, para proteger tu hogar, 5 monedas doradas, para que no te falte trabajo ni dinero, una alianza de matrimonio, para proteger a tu pareja e hijos y usa esta oración: “Divina rosa de Jericó, por la bendición que recibiste, la virtud que encierras y el poder que se te concedió en el amor a Jesús y su infinita misericordia, te ruego que protejas este lugar y a todos los míos de cualquier mal o adversidad”.

  • Has de cambiar el agua cada 2-3 días y mantenerla en agua 7 días más. Después sácala con cuidado y ponla en un lugar fresco y fuera de.l agua para que se vuelva a enroscar (en 10-15 días).

Valoraciones

No hay valoraciones aún.

Sé el primero en valorar “Rosa de Jericó”

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.